logo_colombiano_1www.elcolombiano.com

La organización habría hurtado cerca de 3.000 millones de pesos.

La Policía y la Dijín capturaron en la Costa Atlántica a 11 personas dedicadas a robar a través de internet, cuentas bancarias de empresas privadas y públicas.
Los operativos se realizaron tras siete meses de investigaciones y rastreos a través de 750 operaciones electrónicas, para analizar cómo realizaban la defraudación que asciende a los 3.000 millones de pesos.
Estas organizaciones venían afectaron usuarios con cuentas bancarias en internet en todo el país principalmente en Medellín, Bogotá y la Costa Atlántica las que en su mayoría corresponden a empresas privadas, entidades estatales y en algunos casos a personas naturales.
La Dijín precisó que en desarrollo de la Operación Troya I se realizaron 42 diligencias de allanamiento en las ciudades Barranquilla, Cartagena, Santa Marta, Ciénaga (Magdalena), Baranoa y Soledad (Atlántico) logrando vincular a la investigación un total de 35 personas.
Modus operandi de la banda
La Dijín precisó que la agrupación delincuencial recurría al uso de programas espías (Troyanos) Keyloggers (participación de vigilantes que permiten la instalación física de dispositivos electrónicos con programas maliciosos).
A lo anterior también se facilitaba el descuido de los responsables de las cuentas al abrir correos señuelos y permitir instalación remota de programas espías. Además del uso desprevenido de cafés internet.
El 85 por ciento del dinero hurtado era transferido a la costa Caribe principalmente Barranquilla y Santa Marta.

La Policía y la Dijín capturaron en la Costa Atlántica a 11 personas dedicadas a robar a través de internet, cuentas bancarias de empresas privadas y públicas.

Los operativos se realizaron tras siete meses de investigaciones y rastreos a través de 750 operaciones electrónicas, para analizar cómo realizaban la defraudación que asciende a los 3.000 millones de pesos.

Estas organizaciones venían afectaron usuarios con cuentas bancarias en internet en todo el país principalmente en Medellín, Bogotá y la Costa Atlántica las que en su mayoría corresponden a empresas privadas, entidades estatales y en algunos casos a personas naturales.

La Dijín precisó que en desarrollo de la Operación Troya I se realizaron 42 diligencias de allanamiento en las ciudades Barranquilla, Cartagena, Santa Marta, Ciénaga (Magdalena), Baranoa y Soledad (Atlántico) logrando vincular a la investigación un total de 35 personas.

Modus operandi de la banda

La Dijín precisó que la agrupación delincuencial recurría al uso de programas espías (Troyanos) Keyloggers (participación de vigilantes que permiten la instalación física de dispositivos electrónicos con programas maliciosos).

A lo anterior también se facilitaba el descuido de los responsables de las cuentas al abrir correos señuelos y permitir instalación remota de programas espías. Además del uso desprevenido de cafés internet.

El 85 por ciento del dinero hurtado era transferido a la costa Caribe principalmente Barranquilla y Santa Marta.