Lleva semanas rogándote, ya has estado a punto de ceder, pero aún tienes tus dudas sobre si tu hijo(a) pre-adolescente está muy joven aún para tener su propia página de Facebook. Seguramente tu niño(a) desea abrir su cuenta porque muchos de sus amiguitos en la escuela ya tienen acceso a esta plataforma social o puede que sencillamente vea a sus hermanos mayores pasar horas frente al computador utilizando esta herramienta que pareciera ser tan divertida.

La realidad es que sobre todo para nosotros los latinos, quienes muchas veces tenemos que emigrar de nuestros países dejando atrás a muchos de nuestros seres queridos, Facebook puede ser una económica manera de mantenernos en contacto. A través de este sistema la abuelita de tus hijos puede disfrutar de sus últimas fotos de graduación o comunicarse directamente por chat, sin necesidad de pagar más por sellos postales o costosas llamadas.

Sin embargo, antes de que le des permiso a tu niño(a) para adentrarse en la comunidad cibernética, es importante que explores algunas opciones para protegerlo contra los peligros que esto también conlleva:

Ayúdalo a tomar decisiones correctas

Conversa con tu hijo sobre lo que es la Internet y explícale cómo utilizarlo correctamente. No le temas a establecer reglas que debe seguir y déjale saber que el uso del computador está condicionado a que siga estas normas.

Haz que su cuenta sea privada

Si vas al área de configuración de la página o en inglés, account setting, encontrarás una opción de privacidad. Establece que tanto la cuenta como la información distribuida sean privadas. Además, asegúrate en ese mismo lugar, de que sólo pueda ser vista por amigos, no por amigos de amigos ni cuentas publicitarias.

Monitorea la información que tu niño publica

No le permitas que añada ninguna información personal. Sobre todo cuando tienen que ver con la edad, teléfono o dirección física. Es también importante que limite las fotos que suba. Recuerda que todas las imágenes que se postean son públicas y cualquiera puede guardarlas en su computadora personal.

Utiliza un seudónimo

No uses el nombre de tu niño y en vez sustitúyelo con algún apodo original y divertido. Es muy temprano para que su nombre real ya sea expuesto al mundo virtual y aparezca en las búsquedas de personas de las cuales no conoces sus intenciones.

Conoce a sus amigos cibernéticos

Mantente al tanto de quiénes son las personas que autoriza a entrar a su cuenta y asegúrate de que son conocidos tuyos y de confianza.

Cuidado con la obsesión

El uso de la Internet debe ser regulado sobre todo en niños tan jóvenes. No permitas que se te vaya de las manos y toma control del tiempo que pasa frente al computador.

Abre tú una cuenta personal

De esa manera tendrás acceso a las actividades en la página de tu niño y podrás estar más tranquilo con relación a su uso.

Fuente: Buenos Padres