En una muestra más de los diversos métodos que utilizan los spammers para engañar a sus víctimas y lograr que descarguen software malicioso, se ha detectado una nueva campaña de spam que, irónicamente, acusa a los usuarios de ser ellos unos spammers.

Los correos electrónicos simulan ser enviados por importantes empresas tecnológicas y amenazan a los usuarios con demandarlos, utilizando además títulos intimatorios como “Esta es la última advertencia”.

En el mensaje se asegura que la cuenta del usuario ha sido detectada como una emisora de spam y por tal motivo han iniciado una investigación en su contra. Al final se adjunta un archivo adjunto que supuestamente contiene más información, sin embargo, tan sólo se trata de programa malicioso.

Si el usuario descarga el archivo, lo que hace es infectar su computador con un programa que ejecuta un troyano en el próximo inicio de Windows, el cual a su vez se conecta a otros servidores remotos para descargar otro tipo de malware.

Fuentes: Open Security y VirusList