Llega el verano y con él las vacaciones. Playa, terraza, viajes y un más que merecido descanso es lo que el cuerpo necesita. Sin embargo, la relajación veraniega no tiene que producirse en la seguridad, que es algo que debemos tener en cuenta y cuidar todo el año.


Y quizás este verano más que otros, porque la explosión de smartphones y tablets hace que en casi todas las casas tengamos uno o más de estos dispositivos. Más si cabe que una buena parte de ellos son de empresa o usados para el trabajo gracias a la moda del BYOD (Bring Your Own Device), en la que la empresa paga o subvenciona el terminal que el empleado desea (y que gracias a ello pueden contener no solo datos personales sino también de la empresa).

Por ello, os ofrecemos una serie de consejos para que este verano no tengáis problemas con vuestros dispositivos favoritos:

  • Guarda tu IMEI: El IMEI es un código que tiene cada móvil y con el que tu operadora puede bloquear de forma permanente el terminal en caso de pérdida o robo (lo puedes sacar tecleando *#06#).
  • Protege el terminal con una contraseña o patrón de acceso: De esta forma, si pierdes tu teléfono/tablet nadie podrá acceder a la información que contenga en su interior (aunque cuidado con lo que tengamos en la tarjeta de memoria, que se puede retirar y leer de forma trivial).
  • Haz una copia de seguridad de la información: Muchas veces duele más perder la información contenida en el dispositivo que el gadget mismo. Tener una copia de seguridad actualizadas de teléfonos, cuentas y fotos es muy sencillo con herramientas como Titanium Backup o el propio Google para Android, o  iTunes/iCloud para iOS.
  • Cifra la información: De esta forma, si se pierde el teléfono nadie podrá acceder a la misma. Android 3.0 y superiores permiten cifrar el teléfono por completo, así como iOS mediante la opción de protección de datos (de nuevo, asegúrate de cifrar también la tarjeta de memoria).
  • Instala un software de localización y borrado remoto: Si pierdes tu dispositivo, puedes intentar encontrarlo si previamente has instalado un software de localización remota como WheresMyDroid o Prey para Android o FindMyIphone para iOS. Estos programas son capaces de localizar tu dispositivo en un mapa, mostrar un mensaje o incluso hacer que suene para facilitar su recuperación. Y en el peor de los casos (si lo damos todo por perdido y no queremos que nadie tenga acceso a nuestros datos) podemos mandarle un comando de borrado remoto que hará que el dispositivo se “autodestruya”.
  • Borra la información que ya no haga falta: Muchas veces recibimos una foto, un SMS o un correo que una vez leído o visto ya no es necesario que se quede en nuestro terminal. Por ello, es interesante borrar de forma segura (por si no lo sabías, si borras algo de un smartphone/tablet, es bastante fácil recuperarlo) la información del terminal. Puedes usar SecureDeletion en Android o iShredder para iOS. De la misma forma, si vas a vender tu terminal es vital borrar toda la información haciendo una restauración a valores de fábrica (lo dejamos tal y como y lo compramos, sin ningún dato personal dentro), tanto en Android, como iOS.
  • Una vez puestos en “modo vacacional completo”, tendemos a relajarnos. Las bolsas de playa, las toallas con bolsillo o las terrazas son sitios perfectos para los amigos de lo ajeno así que no hay que bajar la guardia.  Una buena solución puede ser tener un terminal secundario (el más barato que encontremos libre, los hay por menos de 20€), cambiar la SIM y llevarnos ese terminal a la playa. Esto también nos servirá en caso de que perdamos el terminal principal, porque podremos usar el secundario para poder mantener el número de teléfono operativo.
  • Conectividad: Ten en cuenta que en verano las playas se llenan hasta la bandera. Y por mucho que las operadoras cada año mejoran las redes en las zonas costeras, corres el riesgo de que se saturen y te dejen sin conectividad cuando necesitas hacer algo crítico. Lo mejor es tener localizado un lugar con conexión física a Internet para “emergencias”.

Con esta serie de consejos posiblemente nos ahorremos una buena serie de disgustos veraniegos (que de paso nos sirve para el resto del año). Aunque el mejor consejo podría ser dejar el terminal en casa y desconectar de verdad de todo, que para eso están las vacaciones…

INTECO/ CERT