Los talones de Aquiles de los servicios ilegales: el pago y la publicidad. Es por esto que titulares de derechos se han enfocado en presionar a las plataformas de pago y publicidad para prevenir que éstas realicen negocios con sitios infractores.


PayPal, que ha trabajado de la mano de las autoridades desde hace algún tiempo – la IFPI y la policía británica – ahora también ha modificado sus políticas. “Los comerciantes deberán prohibir a sus usuarios almacenar archivos que contengan contenido ilegal e indicar que quienes incurran en dichas prácticas serán removidos permanentemente de sus plataformas… los comerciantes deberán proveer acceso gratuito a PayPal a sus servidores para monitorear los contenidos”.

La primera de las modificaciones no representa problema para la mayoría de los servicios de almacenamiento online, que en su mayoría ya cuentan con estas medidas. La segunda ha provocado mucha controversia: “esto es una invasión a la privacidad por parte de PayPal, ya que no es de su incumbencia saber que archivos guardan los usuarios en sus cuentas”, afirma Putlocker de acuerdo a TorrentFreak.

Será  necesario revisar dichas medidas en detalle: ¿Que cuenta como contenido ilegal cuando es archivado para uso personal? Y aún más importante, ¿De que forma PayPal va a monitorear el contenido en estos sitios? Titulares de derechos han recibido muy bien la actitud proactiva de PayPal con respecto a la piratería pero la transparencia debería permanecer en el foco de estas iniciativas.

Aliado Digital