Luego de un buen período de prueba de la Infraestructura como Servicio (IaaS) en Windows Azure anunciamos la disponibilidad general con soporte incluido. Si ya lo venías probando, ahora contarás con un SLA de nivel corporativo, respaldado por Microsoft Support y listo para utilizar en tus necesidades de producción.


¡Y sí! Lo puedes probar (lógicamente) gratis por tres meses aquí. (Suscriptores de MSDN y Technet también cuentan con un beneficio durante la suscripción)

Empecemos por el principio si llegas a este blog por primera vez y no tienes tiempo de leer posts anteriores sobre el tema: con IaaS en Windows Azure tienes la capacidad de crear e implementar máquinas virtuales en estados persistentes (no volátiles) en la nube. Esas máquinas se crean desde una galería de alternativas disponibles en un portal (Windows Azure Management Portal) o puedes subir tus propias imágenes preparadas (en formato vhd).

Muchas de ellas ya las tenías disponibles durante la fase de prueba, ahora se suman otras, pero en general los templates incluyen: Windows Server 2012 (¡obvio!), Windows Server 2008 R2, BizTalk Server y Sharepoint Server. Por otro lado, también cuentas con imágenes Linux (Ubuntu CentOS y SUSE, ¿qué tal?)

En lo personal, estoy muy entusiasmado pues vengo siguiendo este producto y realizando algunas actividades en donde veo el entusiasmo de los asistentes cuando lo muestro, cosa que marca la necesidad de una solución como esta.

Por supuesto, la base de todo esto es la misma tecnología utilizada por Hyper-V, dado que Windows Azure utiliza los mismos servicios de virtualización que posee Windows Server 2012 y cuyas mejoras en escala y misión crítica son impresionantes (sí, ya sé, trabajo en Microsoft, es lógico que diga esto y no te va a sonar muy objetivo, pero ¿por qué no lo pruebas por ti mismo?)

Otro dato interesante: la flexibilidad que permite esta tecnología incluye la posibilidad de que corras en forma local máquinas virtuales que creaste sobre Windows Azure. Eso significa que podrás crear ambientes híbridos de una forma mucho más eficiente dada esta portabilidad y, otra cosa importante: la seguridad de que puedes volver tranquilo desde este esquema de nube a on premise si así lo decides (a diferencia de otros proveedores, ¡en donde firmas acuerdos que se transforman en cárceles! por las dificultades en la migración)

Y el detalle, que no es menor, es la familiaridad de herramientas, dado que luego de crear tu máquina virtual, puedes utilizar conectarte vía RDP o utilizar Powershell en forma remota.

El último dato: cuentas con herramientas de monitoreo y administración en el portal súper amigables, ¿qué más quieres?

En resumen, una solución de costo muy efectiva por sus capacidades y la facilidad de administración, todas cosas que te pido no me creas, sino que las pruebes.

El blog de Daniel Levi para los CIOs