¿Y si cambio el portátil corporativo por mi Tablet? 


Últimamente todo el mundo habla de Bring Your Own Device (trae tu propio dispositivo, en inglés) como una de las modas que está revolucionando los entornos corporativos, y con el que el usuario utiliza su dispositivo personal para acceder a servicios corporativos. De hecho, está suponiendo un importante impacto (y también un pequeño desconcierto) en las empresas, porque extiende los límites operacionales de la organización fuera del entorno TIC y los responsables de TI han tenido que tomar medidas, y hacerlo de forma urgente.

Es cierto que no es una situación del todo nueva, porque ya había portátiles accediendo a los datos de la empresa con accesos remotos, pero ahora se trata de un proceso más complejo. El desafío de hoy en día es atender las características específicas de tablets y smartphones, dando soporte multidispositivo y multisistema operativo. Pero no sólo. Lo más complicado es preservar la seguridad de la información, gobernar y establecer políticas que dicten cómo utilizar esos dispositivos dentro de la organización.

byod_msampedro

Y hablando de seguridad, ¿Es suficiente utilizar soluciones de antivirus, bloqueo, borrado remoto, ubicación por GPS,…? Rotundamente no. Tampoco se trata sólo de desarrollar programas de concienciación, políticas y normas específicas. Ambas medidas deben ir acompañadas de un enfoque en la información y servicios TIC que permiten utilizar estos dispositivos personales y, en consecuencia, los procesos de negocio de las compañías. Por eso, debemos también entender y securizar el circuito end-to-end de acceso y de uso de la información.

Y en el caso de los dispositivos personales para uso profesional, es necesario entender las diferencias entre éstos y los corporativos, para definir políticas y normas específicas e implantar soluciones tecnológicas que permitan compaginar el uso personal con el profesional manteniendo los niveles de seguridad con los que cada empresa se sienta cómoda.

Security by Default