Internet, en el mundo, se mantiene como un servicio inequitativo. En el 2014, apenas cuatro de cada diez habitantes del planeta tienen acceso, un indicador que se mantiene prácticamente sin cambios frente al del 2013 (39 por ciento); además, con altos índices de censura y con un panorama gris en materia de protección de la privacidad de quienes lo usan a diario.

Internet_cibercafé

Tales conclusiones provienen de dos informes recientemente publicados. El primero es el Global Web Index de la World Wide Web Foundation (WWWF), que mide el impacto del uso de internet en el desarrollo social, económico y político de 86 países. El segundo, ‘Predicciones 2025 sobre privacidad’, está elaborado por el Centro de Investigación Pew Internet and American Life Project.

La WWWF señala que al menos el 50 por ciento de quienes usan la red en esa muestra lo hace bajo gobiernos que ejercen un fuerte control a dicha plataforma. La entidad mostró que en el 84 por ciento de las naciones contempladas en el estudio hay ausencia, parcial o total, de normas que regulen la vigilancia estatal de la red.

En este apartado, Chile es el mejor país latinoamericano, en la posición quinta global. El peor: Venezuela, en la casilla 76; mientras que Colombia ocupa el lugar 39.

“Los más ricos son los beneficiados de esta revolución digital. La inequidad en el acceso amplio y libre a internet es el gran reto de nuestra era. La tecnología debe luchar contra la desigualdad, no aumentarla”, señaló a la BBC Anne Jellema, jefe ejecutiva de la WWWF.

Privacidad, un mito

Entretanto, el informe del Centro de Investigación Pew Internet and American Life Project, en el que participaron más de 2.500 expertos en temas de privacidad, mostró que el 55 por ciento de ellos creen que en el 2025 no existirá un marco legal en el mundo que garantice un control de la privacidad de los usuarios de internet.

“Mucho de esto se debe a que para la mayoría de la gente es normal revelar sus datos privados a cambio de servicios gratuitos en internet”, señaló Bob Briscoe, de Brittish Telecom, al diario Los Angeles Times. Y lo peor es que tenderá a empeorar.

“En el futuro, la percepción de privacidad será un tabú de los más viejos. Los jóvenes no tendrán preocupación alguna en ser monitoreados”, señala el informe. Incluso Paul Saffo, profesor de Stanford, va más allá: “En el 2025 se perderá el concepto de privacidad como un derecho para pasar a ser un bien por el cual se debe pagar”, afirma.

En el corto plazo, dice el informe, cuando se popularicen conceptos como ‘el internet de las cosas’, en donde un chip conectado a internet estará instalado en prácticamente cualquier objeto en el mundo, intercambiando –cómo no– información personal, “las cosas irán mucho peor. Definitivamente se desdibujará la frontera entre lo privado y lo público”, puntualiza el informe.

Para algunos expertos, esto es inevitable. “Sin este tipo de avances, la innovación no existirá”, apunta el informe de la WWWF.

Internet
El estatus colombiano

Si bien en el escalafón de la WWWF, Colombia pasó de la posición 32 en el 2013 a la 36 en el 2014, del 2012 al 2013 ganó 16 puestos, desde la casilla 48.

En la actualidad hay 10 millones de conexiones a internet y la mitad de los hogares están conectados a la red. En móviles, el país cuenta con ocho operadores, de los cuales seis ofrecen servicios de 4G LTE. De hecho, el consumo de datos móviles en el 2014 creció 58 por ciento respecto al 2013, según el gremio Asomóvil.

e-Marketer, empresa de medición de mercados, reveló que nuestro país es el segundo en penetración de smartphones, con el 45 por ciento del total de la base de usuarios de telefonía celular de América Latina. En acceso, 1.078 municipios del país están conectados a la red nacional de fibra óptica; existen además 899 puntos y 7.621 kioscos Vive Digital, lugares en donde la población rural tiene la opción de conectarse. Dos millones de computadores y tabletas han sido entregados en escuelas; dos millones de familias de estratos 1 y 2 tienen subsidio en servicio de internet y más de 7.000 personas se han formado gratis en carreras de tecnología.

La ‘guerra’ por los datos de los usuarios de internet enfrenta al planeta entero

El control de la información amplia y masiva de miles de millones de personas en el mundo que no se preocupan por su privacidad no es una cuestión menor.

Así por lo menos lo entiende el Parlamento Europeo, ente multilateral que ha desatado una pelea directa contra Google y otros gigantes de internet (y con ello, una confrontación geopolítica con EE. UU.).

Google posee el 90 por ciento de la cuota de mercado de las búsquedas en Europa, es decir, un altísimo volumen de información perfilada de ciudadanos que usan alguno de sus servicios. Sus robots de software analizan las palabras que las personas usan para hacer búsquedas de términos, videos e incluso en los correos de Gmail, todo, para definir mejor los gustos de cada persona y así enviar publicidad verticalizada.

Por ello, la Unión Europea busca ‘desmembrar’ a Google y obligarlo a no cruzar los datos de monitoreo de sus usuarios a través de sus distintos servicios.

Estados Unidos arremete contra dicha posición acusando a Europa de querer levantar barreras proteccionistas contra empresas de ese país, al tiempo que alega que en otras partes del mundo otras compañías de búsquedas la superan y, por tanto, no son un monopolio.

Contar con tal perfil de sus usuarios le significa a Google una tajada del 31 por ciento del total de los 138.000 millones de dólares que vale la torta de la publicidad digital. No por nada es la empresa que más invirtió en lobby político en Estados Unidos en el 2013, según un informe del diario español ABC, que estima la inversión en 14,6 millones de dólares.

Julian Assange, fundador de Wikileaks, fustiga constantemente al buscador al calificarlo de aliado incondicional de la polémica Agencia Nacional de Seguridad de EE. UU. (NSA) y de “ostentar más poder del que tuvo alguna vez la Iglesia católica”.

Fuente: El Tiempo/ Tecnósfera