No es de extrañarse que muchos padres en el mundo hayan decidido regalar en esta navidad un smartphone para mantenerse comunicado con su hijo. Por algo en diciembre de 2015 la búsqueda ‘móvil para niños’ llegó a su tope más alto en su historia en Google.

Muchos niños alrededor de los diez años no poseen ningún problema al manejar sus dispositivos móviles. Sin embargo, existen muchos peligros en las redes sociales y en el entorno digital que un menor no es consciente de evitar y no por esta razón debería quitar o privar a su hijo de la tecnología.

Niños_primer smartphone

Le presentamos algunos consejos útiles para que su hijo haga un debido uso a su nuevo Smartphone.

1. Dar ejemplo

El humano por naturaleza aprende los primeros años de vida por repetición de lo que observa en su entorno, y qué más cercano que sus propios padres, por eso dar el ejemplo de un debido uso del celular debe ser fundamental para que su hijo aprenda a usarlo.

Si usted es de los que normalmente cuando esta con su hijo se la pasa ‘metido’ en su celular, su hijo hará exactamente lo mismo pues no se le está prestando la atención necesaria y en su smartphone seguramente encontrará donde abarcar la atención que necesita.

Procure, por lo menos cuando este con su hijo: durante las comidas, en el parque y el tiempo que les ayude a hacer sus tareas, dejar a un lado su dispositivo, igual que el de su hijo, y dedique toda su atención a la conversación o al juego.

No solo por una cuestión de autoridad. Existen argumentos científicos para probar que la adicción de los adultos al móvil repercute en el desarrollo cognitivo y la autoestima de los menores.

2. Sentido común y paciencia

Nos guste o no la tecnología hace parte de la vida cotidiana en la actualidad, así que es casi imposible desterrarla de nuestra vida o de la de nuestros hijos. Por lo que hacer un control las 24 horas es tanto innecesario como imposible.

Como en todo, el sentido común y la paciencia serán fundamentales. Convertirnos en un ‘tirano’ no conducirá a nada, permitir un poco de esparcimiento personal es también necesario de vez en cuando.

Cuando se hace una debida explicación de los peligros de la red y las consecuencias de estos el niño tendrá más conciencia de su uso.

3. Acordar reglas

Una buena forma de demostrarle a su hijo que el tiempo que pasa y el uso que le da a su Smartphone es enserio debe establecer un ‘arreglo’. Si cumplen su parte del trato, cómo actividades normales en su hogar, usted respetará los términos. Si no, sabrá de antemano las consecuencias de su mal uso.

En el arreglo puede hacer entender a su hijo aquello que le preocupa y puede ser motivo de polémica, por ejemplo, el uso que hagan de él en el colegio, qué ocurre si lo rompen, cómo deben gestionar las redes sociales y las descargas…

4. Cree un ambiente de complicidad

Aunque sea usted quien establezca las normas, la confianza y comunicación es clave. Debe brindar a su hijo la seguridad de poder comunicarse con usted al equivocarse, al ver o intentar cosas curiosas tanto en la red como en la vida.

Recuerde que no hay mejor enseñanza que la que puede dar una mala experiencia en la vida y seguramente con su acompañamiento los errores no serán relevantes y sin muchas repercusiones.

5. Fijar horarios

No solo para que el smartphone no sea usado durante horas de clase en el colegio o en actividades extracurriculares, sino también cuando se acerca la hora de dormir. Según Charles A. Czeisler, uno de los mayores expertos en medicina del sueño, “hay evidencia de que los adolescentes duermen media hora menos por cada dispositivo de este tipo que tienen en el dormitorio. Esto no es solo debido a la exposición a la luz, sino también por los juegos, las interrupciones telefónicas después de la hora de acostarse o los mensajes de texto que despiertan”.

6. Aprenda de sus hijos

Es normal que muchos menores entiendan mucho más fácil y velozmente las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación). Por esa razón, aprenden así no se lo explique, a usar las tiendas de aplicaciones o la internet, y puede que encuentren muchas ‘apps’ o sitios web curiosos.

Es prudente que usted pruebe los sitios que su hijo recurrentemente usa para saber los riesgos y por qué no, para que usted mismo los aproveche.

Informe: Caracol Radio