El caso del iPhone 5c de San Bernardino está lejos de acabar y como sabemos ha generado una fuerte polémica que enfrenta, en definitiva, dos grandes posturas, la del FBI, que pretende conseguir que Apple cree una puerta trasera en iOS, y la de Apple, que se niega a hacerlo.

FBI-Apple

La compañía de Cupertino ha recibido el respaldo de numerosos gigantes tecnológicos, que al igual que ella ven en esto un movimiento a la desesperada para conseguir gracias al miedo, la mentira y leyes de hace siglos sentar un precedente que podría ser realmente peligroso.

Obviamente las opiniones particulares ante la postura de Apple son diversas, pero sus ingenieros lo tienen claro, la mayoría preferiría abandonar su puesto en el gigante de la manzana antes que tener que crear una puerta trasera en iOS.

Una medida loable, pero debemos tener en cuenta que si finalmente el gobierno estadounidense gana la batalla a Apple en los tribunales y se ponen trabas que impidan cumplir sus pretensiones la cosa podría ir a peor, ya que cabe la posibilidad de que acaben solicitando directamente el código fuente de dicho sistema operativo.

FBI_Apple

Veremos cómo acaba todo esto, pero el rechazo en general a las ambiciones del ejecutivo del “país de la libertad” es claro, y de hecho no han faltado pequeñas bromas que lo ponen de relieve, como por ejemplo decir que iOS pasaría a ser govtOS con esa puerta trasera.

Informe: Muy Computer