MIT-Chronos

En general, al instalar una red WLAN (Wi-Fi) se intenta obtener la mayor cobertura posible. Sin embargo, hay casos en que la potencia de la señal puede convertirse en un problema; por ejemplo, una cafetería que ofrece Wi-Fi gratuita a sus clientes, pero que no puede impedir que transeúntes en la calle, o incluso los vecinos, utilicen el servicio sin tener derecho a hacerlo. La utilización de una contraseña común sólo reduce en grado mínimo el acceso no autorizado.

Considerando esta situación, científicos del Laboratorio de Ciencias Informáticas e Inteligencia Artificial del Instituto Tecnológico de Massachusetts (CSAIL del MIT, por sus iniciales en inglés), han demostrado un sistema que hace posible para un punto de acceso individual detectar con máxima precisión la posición de los clientes WLAN. Según la entidad, esta técnica permite detectar si un usuario se encuentra dentro de un espacio determinado.

Los investigadores a cargo del proyecto apuntan que hasta ahora ha sido necesario utilizar varios puntos de acceso con el fin de determinar la posición de los clientes WLAN con el fin de establecer un grado razonable de triangulación. El sistema desarrollado por el MIT, denominado Chronos, puede determinar en muchos casos el ángulo y la distancia por cuenta propia.

Alternancia de canales

La tecnología WLAN hace posible alternar entre distintos canales, cada uno con su propia frecuencia. Los investigadores del MIT han desarrollado una técnica que permite realizar distintas mediciones de distancia entre los puntos de acceso y el usuario. “Al aplicar un método que alterna rápidamente entre estos canales, que abarcan casi 1 GHz de ancho de banda, Chronos puede medir el ‘tiempo de vuelo’ con una exactitud de una fracción de nanosegundo. De esa forma es posible conseguir con WLAN algo que hasta ahora ha requerido una costosa radio de ultra banda ancha”, explicó Venkat Padmanabhan, científico adscrito a Microsoft Research India.

El experto agrega que se trata de un hito importante, que a futuro permitirá habilitar áreas interiores con localización de alta exactitud.

Durante las mediciones es necesario considerar varios factores; entre otras cosas, la técnica debe distinguir entre retrasos ocasionados por el tiempo de transferencia de la señal, y retrasos ocasionados por otros factores, como por ejemplo el tiempo que toma el cambio de canal. En un experimento realizado por el MIT, Chronos pudo determinar, con una exactitud del 94%, en qué habitación se encontraba un usuario. Para el caso de una cafetería, el sistema podía distinguir entre los clientes situados dentro del local, y usuarios no autorizados en el exterior”, con una exactitud del 97%.

“Chronos abre nuevas posibilidades, que van desde mantener drones portadores de señal Wi-Fi a una distancia segura de las personas, a la detección de usuarios dentro de un espacio determinado, habilitando nuevas áreas de uso de Wi-Fi en robótica, automatización del hogar inteligente, etc.”, comenta en un comunicado el estudiante de doctorado Deepak Vasisht, autor del proyecto Chronos junto a los catedráticos Diana Katabi y Swarun Kumar, del MIT y Carnegie Mellon University, respectivamente.

En el informe no se abordan los eventuales planes del MIT para la utilización comercial de la tecnología Chronos.

Link del video aquí.

Fuente: Diario TI