El FBI dijo el miércoles que no va a revelar públicamente el método que le permitió acceder a un iPhone usado por uno de los atacantes de San Bernardino, limitándose a decir que la agencia carece de suficiente «información técnica» sobre la vulnerabilidad del software que fue aprovechada.

Apple_Tim Cook

Amy Hess, funcionaria de la agencia federal, dijo que aunque habían comprado el método -cuyo precio fue sugerido por el director de la agencia en más de un millón de dólares- no adquirió «los derechos a los detalles técnicos de su funcionamiento ni la magnitud ni naturaleza de cualquier vulnerabilidad en la que pudiera apoyarse el método».

La decisión se relaciona con una de las cuestiones más espinosas que había confrontado el gobierno federal desde que reveló el mes pasado que un tercero aportó al FBI un método exitoso para acceder el teléfono.

La agencia no ha difundido detalles sobre cómo ese tercero y el FBI consiguieron saltearse los cerrojos digitales en el celular sin la ayuda del fabricante Apple Inc. Esto seguramente complicará los esfuerzos de la compañía para corregir cualquier vulnerabilidad detectada en su software.

Hess dijo que el FBI no tenía suficientes detalles técnicos sobre la vulnerabilidad para presentarla en un proceso interagencias de la Casa Blanca que pondera si esos defectos deben ser revelados.

Indicó que ese proceso no puede realizar su función «sin detalles significativos sobre la naturaleza de una vulnerabilidad». La revelación el mes pasado de que el FBI había conseguido acceder el iPhone de Syed Farook, que junto con su esposa mató a 14 personas en los ataques de diciembre en San Bernardino, California, frenó una extraordinaria pelea en las cortes que estalló un mes antes cuando un juez federal en el estado instruyó a Apple que ayudar al FBI a acceder el teléfono, pero la empresa se negó.

Fuente: La Voz/ Argentina