Investigaciones realizadas en instituciones educativas del país indican que las cifras de ‘bullying’ han crecido, al punto que uno de cada cinco escolares ha sido acosado.


Cyberbullying_control

La intimidación escolar, también conocida como ‘bullying’, matoneo o acoso escolar, ocurre cuando una o más personas agreden de manera repetida a otros que tienen menos poder. Como ya es sabido, esta agresión puede ser física, verbal o, incluso, virtual (‘cyberbullying’).

Al día de hoy, varias investigaciones realizadas en instituciones educativas del país indican que las cifras han crecido, al punto de que uno de cada cinco escolares ha sido acosado por sus compañeros de clase.

Las formas más comunes son la difusión de falsos rumores, videos o fotos humillantes y la creación de perfiles o sitios para agredir a las víctimas. También puede ocurrir que el agresor se haga pasar por otra persona para decir cosas desagradables o amenace a la víctima con publicar su información personal.

Expertos aseguran que dicha conducta de hostigamiento, en algunos casos, es muy difícil de detectar, por lo que recomiendan a los padres de familia estar muy atentos a los cambios de humor de los hijos, que observen alguna actitud extraña o impropia del adolescente y sigan su evolución, y que finalmente los adolescentes deben aceptar que sus padres conozcan a los amigos y conocidos virtuales.

Pensando en esta problemática, Eset y su iniciativa “Digipadres”, en el marco del día Stop Cyberbullying Day (o día de hacerle un alto al ‘cyberbulling’, jornada de sensibilización internacional que se celebra el tercer viernes de junio de cada año), comparte consejos útiles para padres, docentes y adultos en general, para que puedan proteger a los niños y jóvenes de los acosadores.

¿Cuándo su hijo puede estar siendo víctima de ‘cyberbulling’?

Según expertos, entre los síntomas más habituales que viven los niños, se encuentran:

  • No querer asistir a clase.
  • Comportarse con irritabilidad o nerviosismo.
  • Mostrar cambios súbitos de carácter.
  • Presentar síntomas de tristeza y depresión.
  • No tener ganas de ver a sus amigos, ni de salir de su casa.
  • Falta de integración con niños de su edad.
  • Descenso del rendimiento académico.

Con una generación en la que el crecimiento va acompañado de medios virtuales, es indispensable buscar alternativas de solución al acoso escolar y mantener un acompañamiento emocional.

Tome nota de las siguientes recomendaciones

  1. Usar la computadora tal como lo hace su hijo. Esto ayuda a conocer sus actividades en línea, los programas que usa y las personas con las que se relaciona.
  2. Conversar con los chicos acerca de los cuidados que deben tener presentes. Recordarles mantener en privado su información, contraseñas, fotos y videos.
  3. Enseñarles a desconfiar de mensajes o archivos recibidos de personas desconocidas o de poca confianza.
  4. Controlar el uso que le dan a la webcam, sobre todo para que no la activen ante desconocidos.
  5. Establecer reglas para el uso de la tecnología: horarios y lugares, modos de actuar ante un mensaje sospechoso, criterios para aceptar nuevos contactos.
  6. En las primeras interacciones en Internet, se recomienda monitorear su navegación mediante un software con control parental.

Fuente: El Nuevo Día