Actualmente, la plataforma de microblogging Twitter tiene 319 millones de usuarios activos. Esto implica, según las estadísticas aportadas por la universidad californiana, que hasta 48 millones de cuentas son operadas por software, y no por usuarios humanos.

Los bots están programados para utilizar toda la funcionalidad disponible para los usuarios humanos de Twitter. “Aunque hay muchos bots, muchos de ellos son en extremo importantes para nosotros, especialmente aquellos que informan sobre catástrofes naturales u otros acontecimientos importantes. También consideramos positivos aquellos bots que mejoran el servicio al cliente”, comentó un portavoz de Twitter a CNBC.

Los científicos de la Universidad de Southern California concordaron en que algunos de los bots tienen funcionalidad positiva, aunque esta contrasta con una realidad verdaderamente sombría de la enorme red de bots que impera en Twitter: la propaganda política y difusión de malware. En tal sentido, mencionan el formidable nivel de actividad observado en los bots durante las elecciones estadounidenses de 2016. Según un análisis de First Monday publicado en noviembre, gran parte de los tweets de carácter político eran distribuidos en la red social por programas automáticos. La entidad concluyó que los bots generaron alrededor de 3,8 millones de tweets a favor o en contra de los candidatos durante la campaña electoral, lo que representa alrededor del 20% de la actividad total en Twitter durante la campaña electoral para el período 16 de septiembre al 21 de octubre.

El segundo factor que preocupa a los investigadores es la difusión de malware y hackeo de cuentas. Kaspersky Lab se refirió al tema señalando: “El hackeo de cuentas de Twitter de esta semana, con el que los usuarios de la app Twitter Counter pueden haber tenido sus cuentas comprometidas con mensajes de activistas políticos, muestra lo pendientes que tienen que estar los usuarios no sólo en sus propias prácticas de seguridad, sino también de sus proveedores y partners, si los hechos son ciertos. Si las empresas o los usuarios optan por utilizar aplicaciones de terceros, que proporcionan servicios útiles y necesarios, pueden estar delegando el control de su dispositivo o datos en ellos.

En este contexto, la empresa de seguridad informática considera fundamental que los usuarios entiendan lo importante que son los permisos que los usuarios aprueban al descargar aplicaciones. Según un análisis publicado recientemente por Kaspersky Lab, el 63% de los usuarios descuidan leer el acuerdo de licencia cuidadosamente antes de instalar una nueva aplicación en su teléfono y uno de cada cinco (20%) nunca lee mensajes al instalar aplicaciones.

Fuente: Diario TI