De hecho, según revela la última Encuesta Global de Software llevada a cabo por la BSA, el uso de software sin licencia ha caído nuevamente 2 puntos en España volviendo a niveles del año 2009, lo que equivale a un 42% como cifra de mínimos históricos recogidos aquí. El informe hecho público señala como causas la aplicación de las leyes de Propiedad Intelectual, la mayor cooperación entre la industria y la Administración y las acciones legales de la BSA.

La reducción de uso de software ilegal se debe en parte a acciones puestas en marcha en los últimos años por el sector que implica a fabricantes y desarrolladores de software, con el papel que además juega el canal de distribución y la propia Administración. El valor comercial del software sin licencia instalado en ordenadores de empresas asciende a una cuantía de 717 millones de euros.

Según la encuesta, los CIO de las organizaciones destacan que el robo de datos personales y corporativos es su principal preocupación relacionada con el malware que puede acompañar al software sin licencia. Como resultado, más de la mitad de los CIO encuestados mencionaron los riesgos de ciberseguridad como la razón número uno para evitar el software sin licencia (54%), con un menor riesgo el de los problemas legales segundo motivo (43%).

El malware proveniente del software sin licencia supone un coste estimado a las compañías de todo el mundo de casi 359.000 millones de dólares al año (unos 300.000 millones de euros). Los CIO informan que evitar el hackeo de datos y otras amenazas de seguridad del malware son la razón principal para garantizar que sus redes tengan licencia completa. Mejorar el compliance del software es ahora un habilitador económico además de un imperativo de seguridad.

Hay que tener en cuenta además que muchas organizaciones están adoptando servicios en la nube, de manera que se opta por la implementación de software en modalidad SaaS, lo que también favorece positivamente el que exista menos licencias piratas. Sin duda, la digitalización de las organizaciones y sus infraestructuras también repercute positivamente en el uso de software y aplicaciones legítimas.

Fuente: ComputerWorld